19/7/11

Mucho tiempo


Mucho tiempo sin escribir, aunque esta vez puede que no sea tanto.
Supongo que a tod@s nos viene bien un descanso de vez en cuando.
Han sido tiempos difíciles, como ya he dicho en anteriores entradas, y poco a poco se ha ido viendo la luz.
Durante este tiempo, se han dejado amig@s que al final no lo eran atrás, otros han pasado al estatus de conocidos, apreciados, pero conocidos. La palabra amigo significa muchísimo mas.
Te das cuenta, de que hay quien solo te utiliza para sonsacarte información, pero que nunca cuentan nada, que cosas verdad, me ha costado, pero al final lo vi.
Otros que creen que eres vete tu a saber y mantienen el contacto porque creen que eso les da estatus o categoría.
La verdad es que eso de estar un tiempo alejada,analizando tu vida, tu entorno, te depara muchísimas sorpresas, y muy muy poquitas son buenas.
En relación al tema que realmente interesa en este blog, o sease ilota, pues viento en popa, la verdad es que por mucho que le varíe las normas, que las acople a sus horarios es imposible que las cumpla, en parte porque es un vago redomado y sobre todo porque tiene el curro hiperliado.
Un día tiene unos horarios y al siguiente se lo cambian, por lo tanto las normas quedan obsoletas o son absurdas por incompatibilidad entre la vida de ilota y la vida vainilla.
Por lo tanto he llegado a una conclusión, que solo la diré pasado el 30, ya que el 24/7 este año no lo podremos celebrar por obligaciones familiares, por lo tanto lo celebraremos el 30/7, en principio solos, pero nunca se sabe como pueden acabar las cosas. Después de que ilota sepa como van a ir las cosas, las publicare, bueno publicare las publicables, que una es aun muy celosa de su intimidad.
Todo este cambio de normas y demás, parece un cachondeo, pero no lo es, sencillamente es que la vida vainilla pesa mucho y por ahora es la que nos da de comer, por lo tanto tiene preferencia, ademas y sinceramente, las normas nos sirven para mantener la llama del bdsm, cuando lo vainilla intenta dominar mas de la cuenta. Aun así, ilota tiene una serie de normas inamovibles, el servirme con cierta bandeja y cierto delantal, hábitos en ciertas horas del día y otras cosillas así, pequeños rituales que sirven para hacerle sentir sumiso, que me pertenece, que aunque perdone ciertos olvidos o fallos, sigue perteneciendome en cuerpo y alma y que en cualquier momento me puedo "cobrar" esos despistes.
Bueno, por hoy ya basta.
Hasta pronto
Dama Gisela

Cap comentari: